MEJOR ACTOR PROTAGONISTA 2016

MEJOR ACTRIZ PROTAGONISTA 2016

MEJOR DORAMA 2016

MEJOR COMEDIA ROMÁNTICA 2016

MEJOR DRAMA HISTÓRICO 2016

MEJOR DRAMA FANTÁSTICO 2016

MEJOR THRILLER/SUSPENSE 2016

MEJOR DRAMA MÉDICO 2016

miércoles, 10 de agosto de 2011

YOU'RE BEAUTIFUL 2, Parte 4

PARTE 4: VIEJOS SENTIMIENTOS


Hwang Tae Kyung miró su pequeño reloj de pulsera por enésima vez en los últimos 5 minutos y bufó.

-¡Pero que se ha creído este cerdo-conejo!- gruñó reanudando su paseo a paso vivo de lado a lado del aeropuerto, como un animal enjaulado-¡Cómo se atreve a hacer esperar al auténtico Hwang Tae Kyung! ¡¿Es que acaso no sabe que tengo una agenda muy apretada?!

Shin Woo contuvo una sonrisa. No podía evitar encontrar divertida la actitud de su compañero, la forma en que escondía su felicidad y su nerviosismo tras una fachada de arrogancia. Claro, no es que fuera posible realmente ocultar nada. Sus emociones saltaban a la vista. Pero no era el único. 

Jeremy no cesaba de retorcerse las manos desde que habían llegado. Su cara había pasado tantas veces por las mismas expresiones que ya hasta dejaba de ser gracioso mirarlo. De la ilusión a la felicidad, a la impaciencia, a la preocupación y a la ilusión otra vez. Parecía haber quedado atrapado en un círculo. Se había repanchingado en uno de los incómodos sillones del aeropuerto y cada vez que se abrían las puertas y alguien salía se ponía de pie de un salto sonriendo y cada vez que se volvían a cerrar sin que Go Mi Nyu apareciera se volvía a dejar caer sobre la silla con una expresión tan compungida que incluso Shin Woo sentía ganas de palmearle la espalda y consolarlo.

Ni siquiera el manager podía estarse quieto constantemente dando vueltas y echando miradas seguidas al reloj,a Hwang Tae Kyung y al panel que anunciaba las llegadas.

De todos, Shin Woo era el único que mantenía la compostura o al menos fingía hacerlo. Apenas había logrado dormir en toda la noche, el amanecer lo había sorprendido ordenando sus reservas de té y preguntándose cual debería ofrecerle a Mi Nyu cuando llegara. Aquella era su forma de decir "Bienvenida a casa". Las mariposas que revoloteaban en la boca de su estómago eran una vieja sensación conocida que sabía de sobra no debería estar sintiendo, pero al parecer un año no era suficiente para que se desvanecieran los viejos sentimientos. ¿Pero podría volver a empezar de cero? Porque aunque en apariencia estuviera tranquilo, de pie con los brazos cruzados y completamente inmóvil, lo cierto es que su corazón saltaba con fuerza cada ve que las puertas se abrían y se encogía cuando volvían a cerrarse. Una parte de él, secreta y silenciosa, agonizaba. Y ni siquiera podía mostrarlo. En vez de eso se entretenía viendo las expresiones de los demás.

-¿Y qué pasa si no viene?-preguntó Hwang Tae Kyung de pronto parándose de golpe- ¿Y si ha decidido no volver? ¿Y si ha encontrado una estrella más brillante en África y se ha olvidado de mí?- los ojos del líder se abrieron de par en par horrorizados. Después sacudió la cabeza con fuerza y volvió a retomar su frenético paseo. El hecho de que se cubriera con una capucha para no ser reconocido le daba un aspecto aún  más enloquecido y siniestro- No, es imposible que exista una estrella más brillante que yo y menos que ella la encuentre.- suspiró aliviado y asintió para sí, pero de pronto algo cambió en su expresión y volvió a detenerse con el ceño fruncido- No, si es el cerdo-conejo seguro que es capaz de hacerlo. - su expresión cambió de la aprehensión  a la ira en cosa de un segundo- ¡Hey! ¡Cerdo-conejo! ¿De verás crees que puedes encontrar una estrella más brillante que yo?-se cruzó de brazos furioso- ¡Te demostraré que es imposible!

-¿Quién ha encontrado a una estrella más brillante que Hwang Tae Kyung? Eso es imposible-dijo de pronto una vocecita divertida que conocían demasiado bien. 

Todos a una dieron un salto y se giraron hacia la voz. De pie frente a ellos Go Mi Nyu sonreía, sus ojos relucientes y su expresión risueña. Shin Woo sintió que le faltaba el aliento, como si alguien le hubiera pegado con fuerza y no pudiera respirar. Sí, un golpe directo al corazón-pensó.

Go Mi Nyu estaba más hermosa que nunca, si eso era incluso posible. Su piel brillante y ligeramente tostada por el sol del desierto, el cabello le había crecido largo y oscuro y lo llevaba cuidadosamente recogido en una coleta y vestía una vaporosa camisa de flores de colores sobre unos vaqueros ajustados. Costaba imaginar que alguna vez se hubiera hecho pasar por un hombre y aún más que dentro de poco tendría que volver a hacerlo.

-¡HEY!-gritó Hwang Tae Kyung plantándose frente a ella en dos zancadas. La joven parpadeó confundida y dio un paso atrás.- ¿Qué te has creído cerdo-conejo? ¡¿Cómo te atreves a hacer esperar al mismísimo Hwang Tae Kyung?! ¿Sabes quién soy? ¿Sabes como de ocupado estoy? ¡¿Cómo te atreves a hacerme esperar por un año y 30 minutos?!

Mi Nyu lo miró muda de la sorpresa. Antes de darse cuenta de lo que hacía Shin Woo había dado un paso hacia ellos y extendido la mano con actitud pacificadora.

-No es su culpa que el avión se haya retrasado...-comenzó a decir pero se detuvo al ver la expresión en la cara de ella.

Su expresión de sorpresa dejó pasó al alivio y después a una radiante sonrisa, blanca como la más pura felicidad. Cuando sus ojos se empezaron a llenar de lágrimas de alegría, Shin Woo se obligó a apartar la mirada sabiendo que no eran para él. Su corazón se resentía como si hubiera recibido una puñalada.

-Eres tú-susurró Mi Nyu con un suspiro- Eres realmente Hwang Tae Kyung.

-¿Quién iba a ser sino?-exclamó el cantante furioso.

Mi Nyu sonrió entre las lágrimas que habían empezado a rodar incansables por sus mejillas. Era una expresión extraña, pero desgarradoramente enternecedora.

-Tenía miedo de que hubieras cambiado. De que te hubieras olvidado de mí...-murmuró la muchacha avergonzada llevándose la mano al colgante en forma de estrella que siempre adornaba su cuello, aquel que él le había regalado.

Hwang Tae Kyung siguió el gesto con la mirada y su expresión se suavizó. ¿Eran lágrimas aquello que asomaban a sus ojos? No era algo que el orgulloso líder jamás fuera a admitir, y menos aún frente al resto de su grupo.

-Realmente eres tonta-suspiró- ¿Cómo voy a olvidarme de ti? ¿Acaso es posible olvidarse del único cerdo conejo sobre la faz de la tierra?

Mi Nyu rió conteniendo un nuevo sollozó.

-¿Y acaso existe estrella más brillante que Hwang Tae Kyung?

El líder la miró un instante y entonces todo ocurrió tan deprisa que Shin Woo apenas fue capaz de captar la escena. Hwang Tae Kyung dio un paso adelante, extendió la mano, asió la muñeca de ella y la atrajo hacia sí. Con una pequeña exclamación de sorpresa Go Mi Nyu se dejó arrastrar hacia su pecho y suspiró cuando sus brazos la envolvieron. "Estoy en casa"-pensó no sin cierta nostalgia.

Permanecieron así lo que parecía un rato interminable, mientras Shin Woo no podía apartar la vista de ellos, de sus cuerpos entrelazados y algo dentro de él se rompía de nuevo. Algo que debía haber muerto hacía un año y no se atrevía a analizar. Al igual que no se atrevía a seguir el creciente impulso de plantarse entre ellos y separarlos. 

Fue otro el que tomó la iniciativa.

-Bueno, ya basta-gruñó el manager de Mi Nyu metiéndose entre ambos-Estáis llamando mucho la atención y no nos conviene en absoluto. De ahora en adelante el contacto físico en público queda restringido.

Tae Kyung le lanzó una mirada fulminante pero la dejó ir a regañadientes. Mi Nyu se apartó con delicadeza y sonrió a su nuevo manager cohibida. La expresión de reproche en el rostro del hombre se esfumó al instante.

-Me alegra tenerte de vuelta-confesó con los ojos extrañamente brillantes.

Mi Nyu se secó las lágrimas sin mucho éxito con el dorso de la mano y asintió.

-Me alegra estar de vuelta.

-No llores-dijo de pronto alguien desde atrás-Los hombres no lloran. 

La muchacha se giró sobre si misma para encontrarse con Jeremy, su expresión extrañamente solemne.

-Pero, bueno, te permito llorar ya que hoy eres una chica.

Sus palabras hubieran tenido más efecto si mientras las decía su máscara de indiferencia no se hubiera quebrado como un cristal en mil pedazos y sus lágrimas no hubieran empezado a brotar como de un grifo roto.

-Jolie te ha echado de menos- dijo rompiendo a reír con un sonido extraño a medio camino entre una carcajada y un sollozo.

-Yo también os he echado de menos- respondió Mi Nyu sorbiéndose las lágrimas sin éxito, riendo y llorando a la vez.

-Ughhh- salió estrangulado de la garganta de Jeremy y sin previo aviso saltó sobre ella, la rodeó con sus brazos y la alzó en el aire haciéndola girar como una peonza.

Ambos rieron.

Por el rabillo del ojo Shin Woo se aventuró a lanzar una mirada a Hwang Tae Kyung y casi se atragantó conteniendo una carcajada. El líder de A.N.Jell tenía la misma expresión que si se hubiera tragado un limón entero y con piel incluida.

-¿Y a ellos no les ordenas que se separen?-gruñó girándose hacia el manager- ¡Están llamando mucho más la atención que yo!

El hombre se giró hacia él y fingió meditar sus palabras. 

Shin Woo se apresuró a dar un paso al frente antes de que estallara el equivalente emocional a la Tercera Guerra Mundial y fueran la portada de todos los periódicos.

-Creo que es mi turno- dijo con suavidad apareciendo junto a Jeremy. 

El risueño muchacho lo miró un instante y asintió, dejándola con cuidado de nuevo sobre el suelo. Mi Nyu lo miró y al instante la sonrisa en sus labios se ensanchó y sus ojos se iluminaron.

-¡Hyung!-exclamó y entonces se detuvo como si hubiera caído en la cuenta de algo- Ya no debería llamarte Hyung, ¿verdad? ¿Cómo debería llamarte entonces?

Shin Woo sonrió. Aquella preocupación era muy propia de ella.

-Puedes seguir llamándome hyung. ¿Cómo vas a llamarme sino? ¿Oppa? ¿No estarías anunciando a los cuatro vientos que eres una mujer?-se detuvo meditabundo, el sonido de hyung en su boca traía viejos recuerdos y emociones. No se atrevía a confesarse a si mismo que le hacía feliz a la par de triste- Pero puedes llamarme simplemente Shin Woo. ¿Qué te parece?

Go Mi Nyu lo miró en silencio y Shin Woo supo que estaba meditando la respuesta.

-Shin Woo...- llamó la muchacha tentativa en apenas un susurro.

El corazón del bajista se aceleró. ¡Cuán dulce podía sonar su nombre en labios de ella! Dolorosamente dulce.  Antes de darse cuenta de lo que hacía extendió la mano hacia ella y se detuvo a medio camino, inseguro y dubitativo.

-Shin Woo-repitió Mi Nyu como si paladeara el sonido de su nombre ajena al torbellino sentimental que estaba despertando-Shin Woo... hyung.- sus ojos se iluminaron como si acabara de descifrar un difícil rompecabezas y alzó la vista. Ni siquiera se percató de la mano de su compañero detenida a medio camino en el aire- Te llamaré hyung. Después de todo me he acostumbrado y me siento más cómoda con ello.

Kang Shin Woo sonrió. ¿Decepcionado? ¿Aliviado? Aquello era tan propio de ella que la sonrisa acudió automáticamente a sus labios. Con suavidad colocó su mano sobre la cabeza de ella y le revolvió el pelo como tantas veces antes había hecho. Un gesto entrañable para ocultar sus sentimientos. Y como siempre Mi Nyu se llevó la mano a la cabeza sorprendida y sonrió.

-Hyung está bien- aseguró el chico.

-Hyung es perfecto-interrumpió Hwang Tae Kyung acercándose desde atrás con el ceño fruncido. Fulminó con la mirada a Shin Woo antes de plantarse frente a Go Mi Nyu, cogerla de la mano sin miramientos y arrastrarla con él- Y ahora basta de cháchara de besugos y vámonos antes de que empecemos a llamar la atención. Hay mucho que hacer. Como cortarte ese pelo. ¿Quién te mandaba dejártelo crecer y vestir ropa tan femenina? ¡Pareces una  chica!

-Soy una chica- protestó Mi Nyu acompasando su paso al de él.

Jeremy y el manager se apresuraron tras ellos. Shin Woo, inmóvil en el aeropuerto, se llevó la mano al pecho, suspiró y los vio alejarse hasta que el sonido de su conversación se extinguió en sus oídos. Algo se removía en la oscuridad de su corazón.

-¡Shin Woo! ¿Qué haces? ¡Vámonos!- lo llamó Jeremy de pronto a voz en grito.

Como si despertara de un largo letargo el joven sacudió la cabeza confuso y echó a andar con paso vivo hacia la salida.

Parece que la vida volvería a estar emocionante, demasiado emocionante...

6 comentarios:

  1. ¿Por qué no la sigues?
    Eres buena escribiendo!
    Por favor síguela ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias! No sabes la ilusion q me hace leer eso :3 La seguiré en cuanto pueda. Mil gracias >.<

      Eliminar
  2. caray! como sufro junto a Shin Woo :(...si ella no lo quiere yo con gusto voy x él!...chua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gomayo. Jejeje No te preocupes, Shin Woo tendrá tb su parte. Aunque me temo q tendrás q ponerte a la cola para quedártelo ;P

      Eliminar
  3. jajajaj yo tambien quiero uno igualñl a shin woo..........

    ResponderEliminar