Buscar

Cargando...

domingo, 3 de noviembre de 2013

Empress Ki: Primeras impresiones



Dije que apenas había razones para que este drama me llamara la atención ¿verdad? Pues agradecedselo a un domingo a la noche sin nada que ver. "Empress Ki" me ha resultado un bocado adictivo.

En cuanto a dirección no tiene nada especial, es lo más clásico que puedes imaginar en un sageuk, pero se las arregla para contar su historia. Y al final eso es lo que cuenta. No hay más que ver "Sword and Flower", quiso innovar tanto que se olvidó de lo que realmente importa: el argumento.

Si lo analizamos detenidamente puede que "Empress Ki" no sea especialmente original. Juegos de tronos y traiciones, triángulo amoroso y una mujer que se hace pasar por hombre. Pero la historia es rápida y muy entretenida, con personajes que son adictivos. (Y admito tener cierta debilidad patológica por el gender-bender desde mi más tierna infancia)

Para mí uno de sus mejores puntos es su protagonista. De esclava de Yuan a fugitiva, de fugitiva a contrabandista, de contrabandista a guerrera, de guerrera a concubina y de concubina a emperatriz de Yuan. Para semejante evolución necesitamos un personaje femenino fuerte, valiente e inteligente. Y Seung Nyang es todo eso y más. Es una mujer que no solo viste y se comporta como un hombre, sino que sobrevive entre ellos, los vence en combate y los lidera. Tiene ideales, un corazón de oro y la astucia para salir adelante. Es raro, muy raro, encontrar semejante protagonista femenina en doramalandia. Solo espero que le dure.



Y en contraparte están sus dos líderes masculinos.

El príncipe heredero de Goryeo que gracias a la ayuda inesperada de ella llegará a alzarse como rey. Un hombre inteligente aunque no del todo ortodoxo que lucha por sobrevivir y mantener su poder en un palacio colmado de ratas traicioneras. Éste parece ser que ganará el corazón de nuestra dama pero no podrá quedarse con ella. El suyo es un personaje perseverante que cuenta con leales súbditos, el prototipo de hombre que merece ser rey. Y sabes que llegará a ser grande. (Hubo muchas críticas sobre este personaje histórico porque al parecer no fue ni la mitad de bueno de lo que lo pintan. Pero es un drama, disfrutemos de su ficción). Desde el primer momento él y Seung Nyang tienen algún que otro toqueteo y chispazos de química entre ellos.



Y luego está Ta Hwang, el príncipe de Yuan que ha sido exiliado a Goryeo quién sabe porqué. Aunque apenas conozco al personaje (solo sale hacia el final del segundo episodio), me he enamorado de él. Ta Hwang aparenta ser un príncipe débil y asustado  (y lo es. ¿Pero quién no lo sería cuando tu propio reino planea asesinarte?) pero esconde en su cerebrito de principito mucha agudeza. Y es que con su máscara de damisela en apuros es capaz de engañar a sus propios asesinos. Estoy segura de que en cuanto este personaje madure y lidere su astucia hacia algo más productivo que huir, y tal vez conozca a una chica que lo meta en cintura, tendremos a todo un rey digno de amar. 



Aparte de sus protagonistas, el dorama está cargado de personajes entrañables (y otros odiables). Me ha sorprendido su elenco, que aparte de brillar por sus protagonistas tiene también actores secundarios muy talentosos. Entre ellos Jung Woong In quien se llevó recientemente el premio a mejor actor por interpretar al inolvidable  asesino de "I Hear Your Voice" o Jin Yi Han, personalmente un actor que me encanta y que siempre pienso que es un desperdicio tenerlo de eterno supporting cast. 

El drama comienza en el futuro, en el día de la coronación de Seung Nyang como la Emperatriz Ki de Yuan. La vemos derramar lágrimas mientras silenciosamente recibe su puesto y se despide de su amor por el rey de Goryeo. A su lado está su esposo, el emperador de Yuan, un hombre que la ama desesperadamente. Un hombre al que ella sonríe.

¿Cuál es la historia que une a estos tres?

Para descubrirlo un flashback nos envía al pasado, a la infancia de Seung Nyang. Una niña que pierde a su madre mientras intentan huir de una vida de esclavitud para Yuan. Pero una niña que sobrevive haciéndose pasar por hombre y que 15 años después es uno de los mejores arqueros del reino. Ahí empieza realmente nuestra historia.

Como he dicho el ritmo es rápido y el relato no cesa de avanzar, de modo que es imposible que se haga aburrido. Además como mujer no puedo evitar amar a Seung Nyang y todo lo que representa. Solo espero que la serie mantenga el compás de su historia. Después de todo en 50 episodios pueden pasar muchas cosas. Pero si una esclava va a llegar a emperatriz TIENEN que pasar muchas cosas.

No puedo saber qué futuro nos depara "Empress Ki" ni si logrará continuar por el buen camino. Pero al menos ha empezado con buen pie y para mí ha sido una auténtica sorpresa. Sin ser gran cosa tiene el potencial de crear una importante adicción. 



2 comentarios: